«Chile es uno de los países en que la Constitución se aplica directamente para resolver disputas judiciales entre particulares, y ello es un avance jurídico muy significativo. Derogarlo, por el contrario, es un gran retroceso que resulta difícil de entender». Compartimos carta de nuestro socio Ambrosio Rodriguez Q., que aborda la supresión del recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad en el proyecto de nueva Constitución, que todo litigante puede presentar directamente al Tribunal Constitucional.

REVISE AQUÍ